Skip to Content

Lourdes - Algunos de los sacerdotes a su servicio

Cuando María pidió a Bernardita que fuera a "decir a los sacerdotes", los puso en el centro de su mensaje. Los sacerdotes del santuario - los capellanes - están ahí para acogerlos y ayudarlos a vivir su peregrinación. Tal como los llama el papa Francisco, éstos son, "hombres de paz y reconciliación, servidores de la vida". No duden en ir a su encuentro. He aquí algunos lugares donde pueden encontrarlos.

→ Todos los días desde las 6 hasta las 23 h., se celebran en el Santuario una cincuentena de misas. Infórmense. A Bernardita le gustaba ir a misa. Pudo superar las pruebas apoyándose en la Eucaristía. Toda su vida se alimentó de su fe en Jesús paciente y vencedor. La misa es el manantial y la vida de la Iglesia: Jesús se entrega. Los invito a asistir a una misa para en-contrarse con Él. Nos compromete en el camino de la Vida y la Felicidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Está abierta todos los días, de 8 a 11,30 y de 14,30 a 18,30. Cuando tengo que recibir a los peregrinos en la capilla de la reconciliación, rezo al Espíritu Santo para que me inspire una actitud misericordiosa, en mis pensamientos y palabras, con la convicción de que cada persona es valiosa a los ojos de Dios. Por medio de este ministerio del perdón, soy testigo de la compasión del Señor para todos aquellos que no tienen por qué sentirse encerrados en su pasado, en sus dificultades para relacionarse, en sus sufrimientos, en su pecado. La confesión ayuda a abrir a una esperanza: Jesús no vino a condenar, sino a salvar. No tengan miedo, aunque solo estén aquí un día, vengan y reciban ese sa-cramento durante su peregrinación. El Señor quiere la felicidad de todos.

 

 

 

 

→ Rosario en la Gruta: todos los días en francés, a la 15,30 y en italiano a las 18.00. Los lunes y miércoles, en inglés, a las 14,30 y, los jueves en es-pañol, a las 14,30. A la hora en la que los peregrinos se reúnen delante de la Gruta para rezar el rosario, pienso en todos aquellos que, por todo el mundo, están unidos a nosotros por la oración, gracias a las retransmisiones televisadas, radiofónicas y por el sitio internet del Santuario. ¡Únanse a ellos! Juntos en la Gruta no buscaremos ganar nuestro Cielo en solitario, sino que rezaremos para que el sol de nuestra fe, Jesucristo, brille sobre toda la humanidad.

 

 

 

→ Procesión eucarística: todos los días a la 17:00 h. La procesión eucarística permite honrar la pre-sencia viva de Jesucristo en el Santísimo Sacramento, en medio de nuestra humanidad. Durante el tiempo de la procesión tienen lugar las alabanzas, la acción de gracias y la súplica. Antes de la bendición final hay un tiempo de adoración. Guardando silencio po-demos elevar a Dios nuestra oración: “Señor aumenta mi fe.” Para ayudarnos a rezar, comparto con us-tedes unas palabras del Beato Carlos de Fou-cauld: “Orar es pensar en Dios, amándolo.”

 

 

 

 

→ Procesión mariana de las antorchas: todas las tardes-noches, de las 21:00 a las 22 h. La procesión mariana for-ma parte de las maravillas de Lourdes. Incluso Ber-nardita iba a la Gruta con una vela, y la muchedumbre que estaba a su lado, formaba una procesión con ella hasta ese lugar. En los pasos de Bernardita se nos invita a ser luz unos para otros. En Lourdes, el 14 de agosto de 1983, el papa Juan Pablo II rezó por todos aquellos que se encontraban en las tinieblas, en la noche del sufrimiento y de las persecuciones. La procesión de las antorchas nos recuerda que la luz consigue la victoria sobre la noche. Durante la procesión vuelvan su corazón hacia María por medio de los cánticos y el rezo del rosario: Del cielo ha bajado la Madre de Dios; cantemos el Ave a su Concepción…

 

 

Damos las gracias a Béatrice Rouquet, de la asociación Lourdes Cáncer Esperanza, por las entrevistas y las fotos a los sacerdotes.