Skip to Content

Lourdes – Crónica en vídeo #3

Le Mag VidéoLourdes News – Crónica en vídeo #3

 

En el contenido de este número... Encontrarán la muchedumbre en las jornadas de la  Asunción. Los peregrinos estaban presentes en la cita del 15 de agosto. Ingrid Bétancourt de vuelta en Lourdes para la Asunción: un momento de felicidad compartido con todos los peregrinos. El silencio de la Gruta: se ha organizado un equipo para permitir que cada uno pueda recogerse en un entorno más tranquilo y sereno. El papa ha declarado la apertura de un Año santo con el tema de la misericordia. Lourdes va a asociarse al acontecimiento y va a proponer una "peregrinación de la misericordia." Y, para terminar, el nacimiento de la primera peregrinación de los bomberos de Francia.

El 15 de agosto en Lourdes

La fiesta de la Asunción ha sido celebrada con la alegría de la misión, tema del año 2015 en el Santuario de Lourdes. Algunas imágenes sobre la misa solemne que se celebró en la basílica de San Pío X, por la mañana. Estaba organizada por la peregrinación nacional de la Asunción. 7000 peregrinos estaban inscritos en esta peregrinación que era su 142 edición. Entre los peregrinos cabe citar 800 personas enfermas y discapacitadas, un grupo de 150 africanos llegados de la Costa de Marfil. 900 cristianos de Oriente refugiados en Francia y también la franco/colombiana Ingrid Bétancourt rehén de las FARC liberada en 2008 después de seis años de cautiverio. La peregrinación nacional propuso una reflexión sobre el sínodo de la familia y la vida consagrada. Estaba presidida por el arzobispo de Marsella y presidente de la Conferencia de los obispos de Francia, Monseñor Georges Pontier.

La vuelta de Ingrid Bétancourt

Los peregrinos de la Asunción tuvieron la  alegría de encontrarse con Ingrid Bétancourt la franco/colombiana, antigua rehén de las FARC y que encontró la libertad después de seis años de cautiverio en Colombia. Esta mujer valiente fue literalmente salvada durante su cautiverio gracias a la lectura de la biblia, la Palabra de Dios, y luego puso el perdón – la misericordia - en el centro de su vida, sin olvidarse de explicar públicamente durante su diálogo con los peregrinos su apego al papa Francisco.

Ingrid Bétancourt : “Creo que el ejercicio del perdón es la mayor tarea que tenemos que cumplir durante nuestra vida. Es la más difícil. Es la que nos aporta la mejor recompensa ya sea ésta individual o que ese perdón sea colectivo. Hay que vivirlo en los dos sentidos” (…) “Yo, veo al papa Francisco y pienso: él es todo lo que deseo para un papa. Es maravilloso tener a alguien que ponga un poco las cosas en su lugar. Me parece rejuvenecedor pensar que nadie puede juzgar a otro. ¡Qué felicidad! Que no tenemos que juzgar nada de la vida de los demás. Qué felicidad respetar al otro en sus diferencias. Necesitábamos escuchar eso, verlo en un papa, que nos diga eso, y además, qué felicidad que nos haga pensar en nuestras opciones como franceses por ejemplo hoy frente a un tema como por ejemplo la inmigración. ¿Tenemos miedo? ¿Es que vamos a enclaustrarnos, cerrar las puertas? No, no queremos extranjeros, no queremos compartir, nuestra cultura es nuestra... O ¿entonces es que tenemos  el poder en nosotros de ser generosos y de tener fe? Nuestra fe es tan verdadera, tan fuerte que podemos abrirnos, porque ganaremos de todas las maneras. Porque la verdad, es más fuerte.”

El silencio en la Gruta

Para favorecer el silencio en la Gruta de las apariciones que es el corazón del Santuario, un equipo de voluntarios tiene, en adelante, la misión de ayudar a los peregrinos a hacer silencio cuando eso es necesario. El equipo llamado “del silencio en la Gruta” está constituido a partes iguales por voluntarios y miembros de la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes. Recorren el espacio de la Gruta para encontrar a los peregrinos ruidosos. Con un sencillo “chisst” o algunas palabras, invitan a los peregrinos a restaurar una atmósfera más serena. Después de un mes de actividad, se ve el resultado. Basta con escuchar. Se acabaron las charlas inútiles. Sólo se oye el murmullo del Gave.  El obispo de Tarbes y Lourdes, Monseñor Brouwet está convencido de ello: “Aquel que hace silencio puede ponerse a la escucha de la Palabra de Dios y entrar en relación con Él.”

Jubileo de la misericordia

A mediados de agosto durante una conferencia de prensa, los responsables del Santuario anunciaron que Lourdes iba a asociarse con la organización del gran Jubileo extraordinario de la misericordia, jubileo decretado por el papa Franciso. Del 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016, periodo del Año santo, todo el mundo está invitado a venir a Lourdes para vivir la peregrinación de la  Misericordia. El Padre d'Arrodes, capellán de Lourdes, nos dice algo más sobre este acontecimiento que se prepara activamente por parte del Santuario: “Estoy seguro de que a vuestro alrededor hay gente que quiere venir: un enfermo o sus nietos que les han dicho “Por qué no vamos a Lourdes o, ¿cuándo vamos a ir?” Es el momento para que puedan venir. Van a poder permitírselo organizándolo desde ahora mismo para que vengan, porque es un momento importante de la vida de la Iglesia. Es un momento de esta Iglesia universal a donde estamos invitados a celebrar juntos esta misericordia y esta alegría de ser cristianos.”

Bomberos de Francia y de París

“Coraje y devoción”, “Salvar o perecer”  son los lemas de los bomberos de Francia y de París, en honor a su primera peregrinación nacional a Lourdes, del 22 al 26 de agosto. Un encuentro organizado por iniciativa de un bombero voluntario retirado, Francis Galmiche, que desea ardientemente que esa peregrinación sea la ocasión para los bomberos-peregrinos de colocar su servicio bajo la mirada benévola de la Virgen María, y para que cada uno regrese a su cuartel animado por un espíritu misionero

Francis Galmiche : "Mi intención para esta peregrinación es hacer entender a las 100 personas inscritas que van a venir -quizá alguna más, no sé - que los bomberos tienen una misión: misión del fuego, de la ayuda a las víctimas, misión de todo tipo de intervención. Esas son nuestras misiones. Pero ahí, me gustaría que Nuestra Señora les hiciera entender que la misión complementaria que les espera no es material, que es la misión espiritual. Y si por suerte uno o varios se llegan a dar cuenta y ser misioneros (este año además es e año de la misión, la alegría de la misión), entonces sería extraordinario, pero no soy yo quien manda. Ellos van a recibir el mensaje. Son ellos los que tienen que purificarlo y sacar la esencia principal para partir en misión.”